FOSAS SÉPTICAS Y TRATAMIENTOS DE AGUA

FOS1

Una fosa séptica es un recipiente de gran tamaño que se utiliza para el tratamiento de las aguas residuales domésticas. Dentro de este recipiente se realiza la separación y la transformación físico-química de la materia orgánica que va a parar a él, aunque no se hace de forma tan eficiente a como se hace en una estación depuradora. La necesidad del uso de fosas sépticas procede de la ausencia de redes de alcantarillado en la zona que puedan usarse para evacuar los deshechos. Esto suele ser común en zonas rurales o residencias que están alejadas del núcleo urbano.

La idea de funcionamiento de una fosa séptica es que, con el menor flujo de agua posible, la parte sólida de los residuos se pueda depositar en ellas liberando la parte líquida. Cuando esto ha pasado, ciertas bacterias aerobias y anaerobias actúan sobre la materia orgánica descomponiéndola en sus componentes inorgánicos y convirtiendo parte de estos sólidos en materia que es soluble en el agua.

Plantas de tratamiento: Las plantas de tratamiento son diseñadas para degradar sustancialmente el contenido biológico del agua residual. Derivan los desechos orgánicos provenientes de residuos humanos, residuos de alimentos, jabones y detergentes, y reutilizar dichas aguas para uso en Wc, riego, lavado de vehículos, etc.  Son equipos pensados para instalar en casas de campo, campings. etc.

Oxidación Avanzada: Estos procesos tienen por objetivo la eliminación de compuestos solubles no biodegradables, presentes en las aguas residuales. El proceso consiste en una oxidación química en condiciones suaves de presión y temperatura hasta la mineralización completa de contaminantes. El agente oxidante es una especie radicalaria denominada hidroxilo (OH•) con una elevadísima capacidad oxidante y con tiempos de reacción muy cortos.

Nuestras marcas más representativas